Juegos de Amor,Relaciones de Pareja

No deseamos a nuestro lado a un hombre sin carácter

19 Jul , 2012  

Por supuesto que no deseamos a nuestro lado a un hombre sin carácter (blandengues), y mucho menos a alguien por quien no sintamos cierto grado de admiración e indiscutiblemente a alguien que se haya ganado a pulso nuestro respeto. Lo cual no está ligado con si abre o no la puerta, o si paga la cena misma a la que él te invito, eso es simple y llanamente cortesía y educación, si a un chico con el que comienzas a salir no le importa impresionarte (que es obvio que así sea) no es caballero.

¿Cómo calificamos eso de “blandengues”?

De la siguiente manera:

  • ¿Cuánto tiempo te deja para respirar aire fresco y puro, es decir, cuántos millones de veces te llama al día o manda mensajitos vía celular?
  • ¿Cómo se comporta ante un comentario mordaz?
  • ¿si es celoso (igual a inseguro, no a amor, ni a preocupación)?
  • ¿si le truenas los dedos y hace “todo” lo que pidas?
  • ¿si tiene mamitis aguda?
  • ¿y a qué dedica su tiempo libre, es decir, que otro interéses manifiesta (además de los obvio, escuela o trabajo, tú, su familia, y amigos)?

Aporte Personal del Moderador

Si te enamoraste que jamas se de cuenta. Las mujeres no aman a quien muere por ellas.

Fuente Original:

Erika Yesenia. Comentario a Como funcionan las relaciones de pareja. Blog de Amor y Desamor. Marzo 2010

Juegos de Amor,Relaciones de Pareja

Del descaro de inventar cosas para hacerte quedar como el villano

14 Jun , 2012  

Algunas veces simplemente te inventan defectos para lavarse las manos y echarte toda culpa aunque sea cosas de las cuales ellas son responsables, por ejemplo el manejo de su tiempo y en donde el alejamiento de la pareja no es infidelidad: “Estoy muy enojada, si media hora de mi tiempo no te sirve entonces buscate otra … la verdad he aguantado mucho, me dio mucha rabia que me subieras los hombros (no seguirle la corriente), y cuando fuiste a recogerme al trabajo no debiste pasar de la puerta como vigilandome (¿ni siquiera ante amenaza de lluvia?), tengo una imagen que cuidar con los compañeros de trabajo y sabes que no me gusta que me saluden de beso alli (es muy probable que el amante fuera uno de ellos y que no supiera que ella tenia novio), esos comentarios tan fuera de lugar me enojan mucho, sos muy incumplido, la verdad ese distanciamiento era porque al hacer un balance tus cosas buenas me hacian continuar contigo, pero ya no aguanto mas que no te hayas integrado con mi familia como yo esperaba, que ya no me haces reir (al parecer siempre estan en busca de un bufón), y la verdad no se porque completamos 2 años juntos cuando yo pienso que el matrimonio perfecto es aquel donde cada uno vive en casa distinta, y que quede constancia que tu eres fuiste el que propiciaste que terminemos (yo solo queria que fuera sincera y dijera si queria irse y el motivo y ya dejarla ir)”

Todo lo anterior inesperado cuando he sido el mas entregado a la relación, el colmo del descaro … lo peor es que por tener ya 35 años ella, yo pensé que era un poco mas madura (yo tengo 30), salio con cada cosa que nunca nadie me habia dicho, inicialmente porque fué excusa tras excusa, en vez de simplemente decir: me gusta alguien mas, o se me acabo el amor, o algo asi, pero esas cosas yo se que tienen nombre y apellido y tambien cara de verguenza .. asi pues a los 2 dias me llamaba toda dulce como si nada: “hola corazon como estuvo tu dia?” … en fin le segui el cuento, pense que se habia arrepentido de todas las cosas que me dijo … salimos un par de veces mas … y ya diciendo: “¿no te parece que estos dias la hemos pasado bien?” … a lo que dije: “NOOO, no podemos ser amigos, lo siento, quiza en un futuro, pero ahora borrame de tu movil, de tu correo de todo lado, es mejor asi, ADIOS!!!!”

(disculpas por la larga historia, solo que no vi ningun comentario en el que hubiera tal descaro de inventar cosas para hacerte quedar como el villano).

Fuente Original:

Xavier. Comentario a Excusas femeninas para terminar una relacion de pareja. Blog de Amor y Desamor. Junio 2011

Juegos de Amor,Relaciones de Pareja

No vale la pena desvivirse tanto por una mujer

7 Jun , 2012  

La verdad es que no vale la pena desvivirse tanto por una mujer, la mayoria son una mas del monton de tontas inmaduras, al igual que lo dicen ellas, nosotros somos unos insensibles, machistas, unos cabrones mujeriegos al 100% pero, es culpa de nosotros los que de verdad las amamos de lo que vivieron en su relacion pasada?, es justo que un hombre de buena voluntad y buenos sentimientos pague por los platos rotos?, siempre nos toca pagar por sus inseguridades y aguantar sus celos y sus desconfianzas, de nada sirven los detalles, los besos y abrazos sinceros llenos de amor, de nada sirve estar ahi siempre que nos necesitan, porque igual nos pagan de la manera mas baja, como en mi caso.

Yo nunca de los nuncas en 4 años y 10 meses de relacion le he sido infiel a mi novia, pero siempre soy yo el culpable de todo lo que ha pasado en la relacion, yo fui el culpable de que le dieran ganas de aventarse una aventurita con otro tipo a mis espaldas, y asi de todo lo que pasa, pero no se pone a ver todas las estupideces que ha hecho en todo este tiempo de relacion, estupideces de las cuales otros se hubieran aprovechado y la hubieran pisoteado, cosas que nunca debi de haberle perdonado, que prometia no volver a hacer y, es lo primero que hace, lo mejor es comportarse indiferente ante estas situaciones porque, son ellas las que pierden, son ellas las que dejan ir la oportunidad de estar con un hombre que vale la pena, que les tiene asegurado un futuro donde no habra mentiras ni engaños, pero no, son tan tontas que prefieren dejarnos para irse con un pendejo que las trate mal, les pongan los cuernos y se las chinguen cuando se les antoje nada mas y asi vivir infelices y llevar una vida de lagrimas y arrepentimientos.

Pero eso nos pasa por ser tan ciegos y pendejos, es mejor dedicar el tiempo libre en otras actividades que nos hagan bien, no el estar al lado de una mujer que valora ni su propia vida.

Fuente Original:

Jorge Ivan. Comentario a Excusas femeninas para terminar una relacion de pareja. Blog de Amor y Desamor. Octubre 2010

Juegos de Amor,Relaciones de Pareja

Las mujeres no siempre somos víctimas

22 Dic , 2011  

Las mujeres no siempre somos víctimas. A veces somos verdugo y podemos ser el peor de ellos. Toda la razón. También es verdad que mucho de lo que ocurre en las relaciones (de sexo libre o de amor) es porque somos permisivas con muchas cosas y también poco asertivas. Porque incluso como “víctimas” permitimos que eso ocurra.

Pero también podemos dar a conocer nuestro lado perverso de la moneda más rápidamente. Hay momentos en que verdaderamente somos el mal en tacones. Podemos ser las peores, las p-e-o-r-e-s. La más mala, la más bitch, la mujer con menos tacto para decir que un hombre no nos gusta, que no queremos nada con él, que lo queremos lejos de nosotras, que tal vez si acaso, y a veces, sólo nos interesa el sexo. Y ya, adiós, bye, ciao, hazte click y minimízate.

Claro, y para que no crean que generalizo, debo decir que no siempre ocurre así. Tengo amigas a las que un cierre de ojo y un anticuado y nefasto ¿cómo te llamas? es suficiente para platicar con un tipo en un bar la noche entera. Yo no. Me da una flojera inmensa. Y díganme “Margaret”, pero ¿para qué hablar con un tipo a quien no me une nada, no me gusta, me quiero dormir mientras habla y además quiere hacerse el chistoso la noche entera? ¿Sólo para tener con quién platicar? ¿Para ser amable y, por no haber dicho, “no gracias” deba soportarlo? Mmmm. Pues no, gracias. Si hay alguien interesante, el asunto cambia, aún así  no me gusta que me aborden de esa manera. Puedo ser entonces la mujer más detestable del planeta.

Tengo una amiga que siempre me dice: “Ay Nina, pero si sólo quiere platicar”. “Por eso”, le contesto. “Me aburre enormidad. No voy a platicar ni a perder mi tiempo con alguien que ni mi pariente es”. Y puedo decirlo casi en su cara. En la cara del fulanito, valga decir.

He sido realmente mala cuando le he dicho a alguien que antes me gustaba y que ahora no. Que alguna vez le vi algo lindo, pero pues ahora no, gracias, y que me deje de buscar. Hay alguien que tiene casi un año invitándome una cerveza. Un año entero. Hoy es no, no puedo, no quiero, ya tengo compromiso. Antes era: tengo que leer, salgo de viaje, estoy cocinando, estoy dormida, esto es una grabación. A pesar de eso, nunca se cansa. Pobre. Jamás saldré con él.

Ahí es donde las mujeres emponzoñamos nuestro veneno. Fulminante y lapidario. Lo único que no he podido decir a hombre alguno es que lo tiene pequeño. Ya se saben que.  Pienso que le arruinaría la vida para siempre. Lo dejaría a punto de arrojarse por un puente. Y no. Discúlpenme, pero que se lo diga otra. Yo no (así pensaremos todas y el pobre hombre irá a la tumba pensando que tiene un gran juguete). Hasta eso. Me tiento el corazón cuando les tiento otra diminuta cosa.

Pero, ¿qué pasa cuando a ella no le gustas tanto? Aquí la situación: Él la conoce a ella. Él queda prendado por la belleza de ella. Ella apenas se da cuenta de la existencia de él. Ella sigue su vida normal. Él no. Hará hasta lo imposible por obtener su teléfono, le preguntará al amigo del amigo si es que no se atrevió a pedírselo directamente a él. Le llamará. Ella será amable y cordial pero indiferente. Él pensará que tanta amabilidad es porque quizá ella sienta algo por él.

La invita a salir. Ella no tiene nada mejor qué hacer y tal vez algún patán la dejó plantada con la salida del sábado por la noche. Ella accede. Salen, se divierten y la verdad es que la pasan bien. Ella piensa que cuando tengan hijos él podría ser un buen padrino. Le cae bien. Es divertido. Él, luego de esa noche está perdida y locamente enamorado.

Cambia su forma de ser, de actuar. En su familia, trabajo y amigos se preguntan qué pasará en la vida de él. A qué se debe su cambio repentino. Él todavía no puede creer que semejante diosa haya aceptado a salir con él y que, además, se sienta atraída a él.

Ella lo pasó bien y quizá en recompensa de sus atenciones pueda ofrecer algún beso. Como de amigos, por cariño, vaya. Él en ese beso sabe que ya está perdido. Ella piensa que él no besa tan mal y que quizá habría que probar otras artes. Que quizá en el sexo no esté tan tirado a la calle. Él la deja en su casa y ella va a dormir tranquila luego de una noche con todo pagado. Él no puede dormir. Está esperando el día en que pueda volver a verla, llamarle, invitarla a salir. Piensa en cómo va a declararse para que sea sólo de él y nadie se la gane.

Ella está enamorada de alguien más. O no le interesa nadie en particular y tendrá muchos amigos como éste. O en el mejor de los casos, ella podría sentir lo mismo que él y entonces sería la culminación de su amor.

Pero en nuestro caso no. A ella no le interesas. Nada ni tantito. Sólo acaso para que algún día pagues la cuenta, le des un beso y puedas ocupar con diversión sus días de aburrimiento. Quizá te lo proponga o quizá no: tener sexo libre y sin compromisos. Si un hombre dice que no, chicas, es que ya se ha enamorado.

Si dice sí es que preferirá tenerte aunque sea de esa manera o, si es inteligente, buscará estar cerca de ti de esta manera para entonces enamorarte si es que él busca algo más serio (y chicos, la revelación del arcano: esto sí puede funcionar).

Cuando nosotras sabemos que ellos están a nuestra total disposición podemos ser implacables, arrolladoras. Decir cuanta barbaridad se nos ocurra y todo será aplaudido. Podemos decir que no queremos salir con ellos una y mil veces. Y parecerá que ellos nunca habrán escuchado. Y eso tampoco nos gusta. No queremos un sí eterno para todo. Por eso  si hay un ligero cambio, si ellos comienzan a mostrar cierto desinterés, entonces nuestra alarma se dispara y haremos algo para mantener su atención. Una vez obtenida, entonces, nuevamente a despreciarlos.

Quizá es un asunto de ego tonto. De mostrar quién es el más fuerte o débil. No lo sé, pero lo cierto chicos es que cuando conocemos a un “hombre-tapete” nos sentimos como vampiresas con un cuerpo listo para chupar. Y podemos regodearnos en eso.

Pero también es un juego que jugamos las mujeres muy peligroso. Pues al final podemos jugar mal: enamorarnos, haber iniciado una relación de una manera no muy sana, engancharnos, desatar una oleada de celos y comenzar una relación enfermiza.

Es verdad lo que dicen: no todas ni todos somos iguales. Habrá historias afortunadas, pero creo que si alguien de verdad te dice que no, lo mejor y más sabio será siempre lo más sencillo: aceptarlo y de verdad creerlo. O aceptarlo y jugar el juego con todos los riesgos que eso implica.

Fuente Original:

Nina. El Blog de Nina. Octubre 2009

Juegos de Amor,Relaciones de Pareja

Debemos Terminar

15 Dic , 2011  

Nosotros las dejamos por que no las queremos mas. Ellas nos dejan por que están confundidas, por que necesitan un tiempo, por que necesitan encontrarse con ellas mismas, por que les duele la cabeza, por que no saben que les pasa, porque se perdió el amor, etc. Pero nunca nos dicen que nos dejan por otro, ¿por que será no?. (Sambora)

Imagen de previsualización de YouTube

Juegos de Amor,Relaciones de Pareja

Mujeres Manipuladoras

8 Dic , 2011  

Cuando todo el tiempo eres espontáneo, sensible, transparente, bondadoso, cariñoso, tierno y dedicado es más fácil que sufras, porque la otra persona sabrá cuáles son tus puntos débiles e inconscientemente se aprovechará de ti, de tu disponibilidad, de tu entrega y de tu voluntad.

Imagen de previsualización de YouTube

Juegos de Amor,Relaciones de Pareja

¿Que tal si asumimos que simplemente no nos quiere?

4 Ago , 2011  

Vamos a analizarlo juntos, empezando desde “nuestro” lado: Supongamos que nos llama a casa una mina que no nos mueve un pelo (en serio: no la queremos ni para tener sexo).

Si estamos, le hacemos gestos a la vieja para que diga que no estamos.

Tras varios intentos, ya la vieja, aleccionada, le dice cuando le reconoce la voz: “voy a fijarme si está…” (aunque estemos delante de ella con cara de terror y ojos desorbitados ante la llamada plomaza del tenaz yunque).

Al final la atendemos (porque de pedo pasamos al lado del teléfono y atendimos, o porque nos lo suplicó la vieja para que la minita se dejara de romperle las bolas, o por lo que sea).

De una, el feliz batracio nos plantea vernos. Nos dice que nos extraña, que se yo…

¿Qué le vamos a contestar?

Acaso le vamos a decir, sin anestesia: “mirá flaca… la verdad que cuando te veo me da lipotimia ¿podrías no llamarme nunca mas?”

No… no le vamos a decir eso. Ni ahí.

Lo más posible (como medio nos da lástima porque en el fondo -y soslayando que parece un gliptodonte disfrazado de angelito- no es mala mina) el diálogo termina siendo mas o menos así:

“Mirá hoy no puedo porque juega flandria de visitante, y como soy jefe de la barra tengo que ir a buscar las banderas …”

Ah ¿mañana? Mmm… lo que pasa es que llevo el doberman a la guardia del fiorito…

No, no… no atienden perros en el fiorito, pero viste lo peligrosa que es la zona, y como tengo que ir a sacarme una radiografía llevo el perro… de paso el bicho pasea ¿viste?…

Ah… el viernes… mmm…. No sé porque me parece que el viernes mi vieja va a andar con una hemorragia cerebral… si si, viste como es la vieja, los viernes le da por caerse y se la abre la cicatriz….

Mmmm … vernos otro día… no sé ¿vos podrás el 29 de febrero? Ah… que éste no es año bisiesto claro… te juro que no me había dado cuenta…

Bueno ¿el 28 entonces? Si… de febrero digo… ya sé que hoy es 12 de octubre pero viste como pasa el tiempo… te querés acordar y ya es enero y de enero a febrero es un suspiro… si dale… nos vemos. Beso. Chau”.

Ahora hagamos un alto: ¿como tendría que interpretar la minita esa respuesta?

La tendría que interpretar como que no la queremos ver ni pintada y que lo mejor es olvidarse de nosotros.

Pero no: la mina corta el teléfono y llama emocionada a las hermanas diciéndoles casi con lágrimas en los ojos: “martín y yo quedamos en vernos, no lo puedo creeeeeeerrrrrrr!!!!!”

Delirante ¿no?

Obvio: delirante. Totalmente delirante.

Que bien se ven las cosas cuando pasan del otro lado ¿no?

Porque acá, ya hemos juntado una nutrida variedad de experiencias de todo tipo y color… y hay un par muy parecido a estas ¿no se dieron cuenta?

Bueh… si no se dieron cuenta…echen otro vistazo!:

  • minas que nos dicen que se enfermaron,
  • minas que nos dicen que se enfermó la vieja y la tienen que cuidar,
  • minas que nos dicen que tienen que estudiar y no tienen tiempo para salir,
  • minas que nos dicen que nos llaman y no nos llaman un soto,
  • minas que nos dicen que nos mandan un sms y no nos lo mandan (y que cuando les mandamos un boludísimo sms diciendo: “me dijiste que me ibas a mandar un sms y no me lo mandaste” ni nos lo responden)

Y después no se nos ocurre mas que buscar a los amigos y preguntarles: “¿que hago? ¿la llamo? ¿espero unos días? ¿la voy a buscar a la salida de la facu? ¿le mando un mensaje en facebook? ¿otro sms?”

Hagamos un alto:

En el primer ejemplo (el de la minita que el flaco no sabe como miércoles sacársela de encima y que no lo joda mas) pudimos ver muy claramente la situación.

Entonces (me pregunto) ahora que es evidente que la minita de este último ejemplo no sabe como miércoles sacarnos de encima y nos manda cualquier verdura (o directamente nos “ningunea”)… ¿porqué nos cuesta tanto ver la situación? (si es la misma situación que del otro lado vemos clarísima, porque de uno o del otro lado, es clarísima) chicos, no jodamos:

Es muy facil darse cuenta cuando una mina tiene onda con vos.

Y muy facil darse cuenta cuando tiene menos onda que un renglón:

cuando una mina tiene onda con vos, si la llamás te atiende (y te atiende contenta de atenderte, y se le nota que está contenta).

Cuando una mina tiene onda con vos, si pasa un día y no la llamás, al día siguiente te llama ella (y capaz hasta te dice que esperó que la llamases).

Cuando una mina tiene onda con vos, jamás vas a tener que poner en ningún foro un tema que tenga por título: “tema jodido, consejos” o “situación ultra complicada con una mina”

Porque ya el hecho de poner un tema con ese nombre –o sus mil variantes asimilables- es como aparecerte en la veterinaria del barrio con un gato muerto hace tres días, a ver si el veterinario te lo resucita pasándole alcohol por el lomo.

Porque cuando una mina realmente tiene onda con vos, te aseguro que tenés muchas mejores cosas que hacer que ponerte a escribir pidiendo consejos (de última… le escribís cosas a ella ¿no?)

No quiero con esto desalentar a que consulten, en este grupo de amigos, todos los temas que los confunden o de los que desean otra opinión. Mas bien que no.

Pero sí quiero que se den cuenta (en lo posible por si solos) de que muchas veces es mas que evidente que la mina que les gusta tiene menos ganas de verlos que de que le afanen un reloj caro.

Una vez un juez me dijo: cada abogado es el primer juez del caso que plantea en la justicia (dándome a entender que uno mismo, cuando plantea algo, es el primero en saber si es algo solido como roca pura, o una pelotudez galopante).

Muchas veces (muchísimas) uno siente al leer un relato que el que preguntó sabe (y sabe mejor que uno) que la minita no le está dando ni media bola, o tiene tan pocas ganas de verlo como de tomarse una compota de cucarachas…

Porque cuando la mina te da bola se nota (y si sos mina, cuando un tipo te da bola, también se nota).

Y no se nota “mas o menos”…. Se nota mucho.

Les cuento algo que me contó un amigo. Una interesante anécdota que tiene que ver con todo este tema:

Hace unos cuantos años este pibe estaba cenando con amigos y una minita le dio altísima bola toda la cena (todos le decían, de hacía tiempo, que esa mina “tenía onda” con él),

Al final resultó que tipo medianoche ella se hiba al cumpleaños de una amiga y la pasaban otras a buscar en auto por la esquina del restaurante.

¿Que hace la minita ésta?: le pide a mi amigo que la acompañara a la esquina para no esperar sola.

Mi amigo la acompaña (seguido por las miradas cómplices de todo el resto de la barra), a ella la pasan a buscar, beso en la mejilla, se va.

El pibe vuelve con los amigos y le dice al hermano mayor (que esa noche estaba de casualidad, pero no era un habitué del grupo porque les llevaba diez años de edad promedio a todos): “¿viste la bola que me dio?”

¿Saben lo que le contestó el hermano?. Esto le dijo:
“Tigre: si la mina realmente hubiera estado con vos, cuando ella te pidió que la acompañases para la esquina hubiera aprovechado para decirte si no querías ir con ella al cumpleaños ese al que iba, o si no querías pasarla a buscar por ahí en un par de horas cuando termine nuestra reunión ¿tamos?.
Como no te dijo ni medio, y se las tomó para irse de joda por su lado … no te ilusionés porque es al pedo”

El pibe intentó reaccionar pero el hermano le cortó la palabra y siguió su discurso:

“Macho: yo ví la supuesta “bola” que todos dicen que te está dando y te aseguro que simplemente te está histeriqueando. Punto”.

Y tenía razón.

Toda la razón tenía el hijo de puta (aunque mi amigo en ese momento no lo pudo ver asi)

En ese entonces me di cuenta que lo que había visto mi hermano mayor tal vez lo hubiera visto yo… (siguió diciendo mi amigo) si no hubiera sido el protagonista de esa historia.

Que lo hubiera visto en cualquier otra circunstancia…. Menos en esa.

Conclusión: cada vez que estén en una situación donde una mina evidentemente les esté cortando el rostro una y otra vez, y se pregunten: ¿como sigo? ¿pido consejos? ¿consulto?… Sean culo y antes que nada, háganse a si mismos esta pregunta:

¿Acaso el hecho de que me esté preguntando si tengo que pedir consejos…no significará que todo esto es una inmensa nube de pedos que me estoy haciendo yo solito?

Digo que se lo planteen porque en el noventa y nueve por ciento de las veces en que les pase que una minita “de en serio” esté con ustedes, lo menos que van a tener necesidad es de buscar a alguien para pedirle consejos: se van a dar cuenta solitos.

O la misma mina se va a encargar (de boludas no tienen un pelo) de que se den cuenta de que le gustan.

Y cuando a una mujer ustedes no le significan nada, consideren que cuanto antes asuman esa realidad, antes van a quedar con las pilas cargadas para dedicarse a otra cosa (o a otra mina).

Piénsenlo…va de onda. Abrazo!

Fuente Original:

OrtBraker. ¿Que tal si asumimos que simplemente no nos quiere?. Foro Amor y Pareja. Julio 2009